VENENO

 Te siento como droga
energética, como veneno
que me crece eufórico.

Tu cuerpo es el veneno 
que necesito desde que te 
probé, desde el dedo de tu
pie hasta tu húmeda boca.

Enloquecido recorro tu
cuerpo con mi lengua
dibujando surcos de saliva,
disfrutando el sabor de tu 
piel hasta llegar a tu fruta
prohibida, la compartida 
por decisión, por convicción,
por tu veneno.

Introduzco mis dedos dentro
notando tu ardor, tu calor,
tu palpito descontrolado.
Mientras te chupo, te lamo
bebiendo del elixir de tu
fruto caliente, convertido
así en el hombre más afortunado 
y orgulloso.

Me ahogo con tu tibio flujo,
rebosando la comisura de mi
boca entreabierta, mientras mi
lengua escudriña tu placer.

Veneno, eres mi veneno, y el
antídoto para seguir esta vida,
esta maldita vida, veneno bésame.

                            Jerofer.  22/3/21
                                Cartagena

Comentarios

Entradas populares de este blog

Compańeros y amigos

RELOJ

Dos Gardenias