SEMBRÉ

Sembré en tu corazón 
la semilla de una rosa azul,
intenté atraparlo para mí y
quedé perdido en él caos.

Después de otra batalla,
de la lucha sin cuartel 
acaecida durante día y noche,
vago en el desierto desesperado.

Ahora, silencio, vacío.

Se que la rosa azul, ya seca
murió hace varias lunas atrás,
cuando me viste vulgar,
sin misterio, transparente.

Ahora, invisible a tu ventana 
te escondes sin respuesta,
y recojo cartas sin abrir,
letras no leídas por el destinatario,
y llamadas sin devolver.

Sembré en tu corazón con toda
la intensidad y profundidad 
que poseo, la más sincera 
y visceral de mi ser.

Agua, tanta agua la mató,
dejando la flor seca,  y la 
tierra baldía.

                            Jerofer. 27/4/21
                                La Roda 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Compańeros y amigos

RELOJ

Aclaracion