Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2020

A él

En su joven vida tan sufrida se convirtió en hombre maduro antes de su tiempo natural.
Los baches y hoyos del camino le hicieron ser una bella persona, responsable de sus actos.
Dé gusano paso a mariposa  sin darse cuenta de sus alas, era tan bello que volaba libre.
No tenía consciencia de su ser  puesto que se centraba en los demás  sin observar su vuelo raso, libre.
Sus colores aleteaban al viento llegando a rincones inimaginables, sacudiendo el polvo de mi vejez.
Admiración siento por él  a cada segundo compartido de esta misera existencia.
Fuerza,            empuje,                        comprensión, de alguien que no se dedica a ser el último de la fila.
Remando una barca cargada de personas que le pesan en la espalda.
Deseo que consigas tus metas.
                             Campo de Criptana                                       27/9/2020                                         Jerofer.

Tenía un Café tan largo

Tenía un café tan largo que había que calentarlo varias veces, siempre.
Sus palabras, sabias por lo vivido antańo, distinto tiempo, difíciles. Sabias por ser él sabio.
Hacía que el café  se enfriará a cada segundo, paralizaba el reloj, congelaba.
Tenía un café tan largo que no tenía prisa por acabar, hablaba pausado, respirando cada pensamiento antes de  exponerlo, de expulsarlo.
Las ondas de sus sentimientos  volaban al aire de la habitación  como burbujas de un pompero. Flotaban lentas, ascendían, explotaban  instantáneas mientras otras nacían, superpuestas, entrelazadas.
Soplaba suavemente sus recuerdos, acariciaba su interior más profundo, buscando cada rincón ya empolvado  de su vieja memoria. Limpiaba el polvo despacio, luego fluía sin pausa, lúcido, sin prisa.
Tenía un café tan largo. Hablábamos en tertulias de tarde, en mesa camilla y en enaguillas, cuando la lluvia con viento hacia que se fuese la electricidad, renaciendo así la luz de la vela en palmatorias de cerámica.
Mi abuelo. Tenía un café tan largo.
   …

ASEDIO

Noches de asedio  a mi cabeza, donde confunde el sentimiento  por alcohol ingerido en dosis de barra.
Entonces se derrumba el empoderamiento de mi persona, y comienzo a sentir, buscar la forma de recuperarte.
Sangro conforme  por un recuerdo pasado, casi enterrado por  la pesada losa del tiempo, donde no atisbo a ver.
Aún así, en el asedio quiero llamarte, escribirte, pero tú marchaste lejos. No sirve buscar a quien abandonó tu ilusión.
Pero en noches de asedio mezcladas con debilidad, quiero, deseo encontrarte al otro lado de la ventana, donde tu alma se esconde.
                             REUS                           17/9/2020                              Jerofer

CUEVA

En la cueva, fuego,  salir,        escapar,                    vivir!!!. Correr las calles por aceras transitadas por perfumes ajenos, rostros descononocidos.
De la cueva a Granada, sentir,          reír,                ilusionarse. Sentarse en la puerta de cualquier taberna con vino en copa y tapa a degustar.
Queso,            uvas,                    higos. La sencillez del  momento da la  verdadera felicidad, brindando por ello.
Cueva en Granada feliz.
                         Vilanova i Geltrú.                                 15/9/2020                                   Jerofer