TU VISITA

 La noche que recibí 
tu visita resultó el 
mejor regalo de insomnio.
Con los ojos abiertos 
disfruté tu suave piel 
sobre mi cuerpo sudoroso.

Mientras, no podía parar
de observar tu boca, tus 
entreabiertos labios insinuando 
tu real y mágico placer.

La noche que recibí 
tu visita mojamos las sábanas 
con esencias y perfumes 
prohibidos para el mundo,
tan solo tú y yo, abrazados,
convertidos en un solo ser.

La noche que recibí 
tu visita llore de alegría 
desbordada, mi almohada 
sońó que despertaría a tu lado
en la mañana siguiente, pudiendo
oler la fragancia de tu flor, palpitar
con la suavidad de tu piel, otra vez.

La noche que recibí tu visita fue
el mejor regalo para mi insomnio.

                             Jerofer.  27/3/21
                             Campo de Criptana 

                     

Comentarios

Entradas populares de este blog

Compańeros y amigos

RELOJ

Dos Gardenias